Nota de prensa N° 20- Observatorio de Derechos Culturales
Sobre censura a los actores Daniel Romero y Claudia Tomás en la diáspora

7 de noviembre de 2022

WhatsApp Image 2022-05-05 at 5.21.53 PM.jpeg

El 4 de noviembre se estrenó la película cubana “El Mayor” en la edición 22 del Havana Film Festival de New York (@HFFNY). Aunque sus dos protagonistas Daniel Romero Pildaín, quien encarnó a Ignacio Agramonte y Claudia Tomás Fuentes quien representó el papel de Amalia Simoni, residen actualmente en Estados Unidos, no fueron invitados al evento.

 

La pareja de actores salió de Cuba en febrero de 2022 y decidió no regresar por las intimidaciones sufridas en la isla. A partir de su participación el 27 de noviembre de 2020 en la concentración masiva de artistas, intelectuales, activistas y ciudadanos en general, frente al Ministerio de Cultura de la Habana, para exigir la libertad de expresión y el cese de la censura, los artistas comenzaron a ser incómodos en el ámbito cultural de la isla. En el caso de Romero, sería citado por el Ministerio de Cultura, en un grupo de 50 artistas y personalidades de la cultura, encuentro en el que fue criticado por sus reclamos por un panorama cultural más democrático. Posteriormente fue convocado en repetidas ocasiones a conversatorios destinados a hacer una limpieza de imagen del gobierno y a desviar la atención del malestar de los artistas con la administración cultural de la isla.

 

Esta situación escalaría a partir de la jornada de protestas pacíficas el 11 julio de 2021, donde la pareja intentó personarse frente al Instituto de Cubano de Radio y Televisión. En los días posteriores tomaron parte en un grupo de colegas que intentaba rastrear y asistir a conocidos que habían sido detenidos en la jornada. Estas posturas acrecentaron las acciones de la Seguridad del Estado; en consecuencia fueron perseguidos por agentes y frecuentados por contactos que colaboraban con este departamento. Por ejemplo, la ceremonia de casamiento entre ambos, en una parroquia de la capital, fue frecuentada por personas desconocidas que atendieron y tomaron foto del evento, mientras que algunos invitados fueron vigilados y seguidos al salir del lugar.

 

En ocasión del estreno oficial de “El Mayor”, obra donde Romero y Tomás figuran como protagonistas, le fueron negadas las invitaciones solicitadas por los artistas; el evento fue asimismo asediado, y en su transcurso los actores fueron aislados por sus colegas, en lo que Romero describe “un mitin silencioso”. Actualmente los artistas no desean tomar parte en ningún evento que funcione como propaganda de la política en la isla con la que no comulgan, sin embargo advierten de la censura creciente que enfrentan debido a los manejos que la administración cultural de la misma alcanza a realizar en el extranjero.

 

La invisibilizacion de la que los artistas son víctimas por parte de los organizadores del HFFNY no es casual. Dicho festival es un proyecto de American Friends of the Ludwig Foundation of Cuba, una organización destinada a tender puentes culturales entre los EE. UU. y Cuba a través de programas de intercambio en las artes.

 

El ODC lamenta la censura sufrida por jóvenes generaciones de artistas talentosos, por la que se ven obligados a abandonar la isla, con graves consecuencias para el patrimonio cultural de la nación.

 

El ODC condena los opacos vínculos de las instituciones culturales oficialistas con fundaciones, festivales y espacios artísticos fuera de Cuba que continúan expandiendo políticas represivas y de censura a artistas cubanos en el exterior, limitando sus oportunidades profesionales y sus derechos culturales.

 

El ODC advierte sobre la exportación de la violación de derechos culturales que realiza el gobierno cubano a través de una política de “soft power” enfocada en la cultura y las artes así como el vínculo de organizaciones que en sistemas democráticos contribuyen a legitimar el autoritarismo cubano.

Comparte en:
  • Negro Facebook Icono
  • Twitter
  • LinkedIn